Orígenes

Cuenta el historiador de nuestro deporte, Miguel soto, que entrando a la Delegación Nacional del Deporte en Madrid, se intereso por la Federación Española de Tiro con Arco. Quien le atendió, dijo que no existía y al oír desde su despacho la insistencia del señor Fagoaga, el Delegado de Deportes (nada menos que el mismo General Moscardó), grito… ¿Quien se interesa por el Tiro con arco?… Están telefoneando y escribiendo desde Cataluña continuamente por lo mismo…Señor Fagoaga… Haga lo conveniente para su fundación…¡¡¡ Y de esta forma, bajo la presión de los arqueros de CAC (Club Arquers de Catalunya) y con la coincidencia del interés del señor Fagoaga, se crearon, prácticamente al unísono, la Federación Española, la Catalana y el CAC.

Las primeras referencias lúdicas del tiro con arco en Cataluña, la refleja Joan Amades al mencionar su práctica durante la edad Media, preferentemente con ballestas en las afueras de la ciudad de Barcelona, en donde los tiradores tiraban a una estaca.
Quienes acertaban retrocedían unos pasos volviendo a tirar…Quienes volvían a acertar se alejaban mas, eliminándose a los que no lo hacían, hasta que uno vencía.

El origen no obstante del tiro con arco, bajo el prisma deportivo tiene una doble vertiente.

Por una parte era practicado en el seno de entidades excursionistas de tradición en Cataluña, que incluyan entre sus actividades prácticas de arquería, tanto en recorrido como estáticas, siempre en formas de juegos. Entre otros, organizan y participan en concursos, ya entre 1947 y la fecha de fundación de nuestra Federación en 1949, entidades como la asociación Excursionista de Etnográfica y Folcklore, Club de Excursionistas de Gracia, CMB de Terrasa, UE de Ripollet, CEE Els Blaus y otras entidades.

Por otra parte, grupos ajenos a estas entidades pero con miembros conocedores de sus actividades , captan el espíritu deportivo de la arquería que se inicia al crearse diversas federaciones europeas y americanas que bajo normativas incipientes organizan campeonatos cuyas normativas se irían moldeando unificando criterios.

Países de gran tradición arquera como Inglaterra y Francia, crean ya una federación de arqueros en 1861 y 1899 respectivamente. Los EEUU lo harían en 1879.

Ya en el sigo XX se crea la federación Polaca, y es bajo su presión cuando en 1931 se crea el primer Comité de la Federación Internacional de Tiro con Arco. (FITA)

En Cataluña, uno de los clubs cuyos miembros ya participaban en actividades lúdicas por los años 47 y 49, el Club dÁrquers de Catalunya (CAC) pide autorización para legalizarse, lo que resulta inviable al no existir federaciones catalana ni española. La insistencia de este grupo de arqueros ante la Delegación Nacional de Deportes, fuerza la creación de estas instituciones, iniciando en 1949 sus actividades a las que rápidamente se suma buena parte de las entidades excursionistas y culturales que ya la practicaban con autoridad.


Historia Campo de Tiro C.A.M.S.

Efectivamente ya en libro de Montería del Rey Alfonso XI de Castilla se menciona que las proximidades del Paso del Reventón, entre los términos municipales de Racafría y La Granja, son uno de los mejores parajes peninsulares para las cacerías de osos. Dicho libro escrito en el siglo XIII cita textualmente varios parajes próximos como los Montes de Buitrago y el Valle de Lozoya.

Como puede observarse, el Rey habla en primera persona. ” El Libro de la Montería de Alfonso XI se le atribuye a él mismo, porque tenía una evidente experiencia en estas lides velatorias, aunque algún erudito piensa que algunos detalles de términos y parajes pudieran provenir de informes de avezados monteros a los que consultara el Rey.

Esta es la referencia más detallada y clara de la existencia y abundancia de osos en este territorio. Posteriormente se encuentra referencias de su existencia en pueblos de la sierra de Guadarrama, Ayllón y Gredos.

En es segundo cuarto del siglo XVI se sabe que el Rey FelipeII, siendo Príncipe todavía, celebró cacerías en el Monte del Pardo. Con posterioridad no aparecen más referencias, lo que hace pensar que cada vez fué más escasasu presencia a lo que contribuiría a utilización de armas de fuego por la nobleza que había convertido esta lid en motivo de esparcimiento y entrenamiento.

Su alimentación la constituía bellotas procedentes de sus abundantes chaparras, rebollos y quejidos, frutas de campo como moras y escaramujos, tan abundantes en el terreno de tiro del Club de Arqueros Marqués de Suances.

También darían buena cuenta de las colmenas silvestres, así como reses y venados. Es de suponer, así mismo, diera buena cuenta de las exquisitas truchas del próximo Río Lozoya.

Por aquel entonces, debía ser espectáculo harto frecuente ver correr apresuradamente a la familia de osos rodeada de sus oseznos ladera arriba del campo de tiro con arco y curiosear asomándose por las ventanas de las construcciones existentes.

De un oso adulto llegaría a aprovecharse hasta 200Kg. de carne de calidad, siendo la grasa muy apreciada, por no enranciarse. El jamón de oso era, al parecer, manjar de mesas selectas.

El oso se cazaba al acecho, se le perseguía siguiendo su rastro mediante las huellas o se le acosaba con jaurías de mastines seleccionados por su fortaleza y acometividad entre las familias trashumantes avezados a la lucha a muerte con lobos, pues tenían que enfrentarse a una de las fieras más terribles.

….