Un comentario

  1. Javier era mi amigo y mi maestro de karate durante muchos años.
    Los sábados entrenábamos el y yo solos- hablamos de bonsais,de la respiración , de la vida, de la muerte, del espíritu del guerrero..
    Le gustaban los sombreros y le regalé y enfermo un par de sombreros que traje de Australia- me envío una foto sonriendo de oreja a oreja ya muy enfermo- Javier era un guerrero..le recuerdo todos los días..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.